A pesar de la imagen romántica que el cine reflejo de la emperatriz del imperio Austrohúngaro, la vida de Isabel de Baviera, “Sissi”, distó de ser un cuento de hadas. Con tan solo 16 años, fue obligada a casarse en un país extranjero, vio morir a dos de sus hijos y sufrió trastornos alimenticios ante la presión de tener que ser perfecta.

sissi01Fue dueña de una belleza tan absoluta que logró cambiar los propósitos del emperador de Austria Francisco I, quien en realidad estaba prometido en casamiento con la hermana de Sissi, pero cuando conoció Isabel, no pudo resistirse a sus encantos y le propuso casamiento después de su primer encuentro.

La emperatriz de Austria tenía una mentalidad avanzada para su época: estaba obsesionada con su aspecto físico, amaba los animales y adoraba viajar, incluso no pasaba más de dos semanas en la misma ciudad.

La industria del cine la recrea como un mujer romántica, pero su carácter estaba lejos de ser dócil. Las versiones más críticas la describen como una persona de fuerte temperamento, que delegó la crianza de sus hijos, e incluso, prohibió ser retractada luego de sus 30 años, cuando su juventud comenzó a abandonar su cuerpo.

Niñez

Sissi2 (3)A pesar de ser la nieta del rey de Baviera, fue criada en forma sencilla y austera, rodeada con la naturaleza. Allí nació su amor por los animales, que fue tan grande que la llevó a pasear sus perros por los salones del palacio real, y conservar centenares de especies exóticas. Siempre fue reacia  a la vida cortesana, ya que despreciaba los lujos innecesarios y las formalidades del protocolo.

Cuando tenía 16 años, acompañó a su madre y hermana mayor, Elena de Baviera, a lo que sería el primer encuentro del príncipe Francisco I y Elena, quienes estaban prometidos en matrimonio. Pero Francisco sintió una atracción tan grande por Sissi que decidió cambiar sus planes.

El futuro monarca de Austria se compromentió con Sissi luego del encuentro, y un año después, el 24 de abril de 1854, contrajeron matrimonio en la Iglesia de los Agustinos de Viena.

Francisco I y Sissi, uno de los romances reales más recordado. 

La fatalidad

En una época donde los matrimonios significaban la materialización de alianzas, Sissi sufrió las presiones de concebir un heredero para el trono. Finalmente, fue madre de cuatro hijos: Sofía, quien murió a los dos años de edad, Gisela, Rodolfo y María Valeria.

La mayor de sus hijas falleció durante un viaje que la emperatriz emprendió a Hungría.

Su suegra y archiduquesa de Austria, Sofía, se negaba rotundamente al traslado. Sin embargo, Sissi desobedeció sus consejos y las niñas terminaron enfermando tan gravemente que la mayor perdió su vida.

De regreso al palacio, Sissi fue duramente juzgada a tal punto que decidieron quitarle la responsabilidad de crianza de sus hijos, lo cual la sumergió en una profunda depresión.

Los historiadores más críticos aseguran que fue la propia Sissi, abrumada por la maternidad, quien delegó el cuidado de su descendencia.

crown_prince_rudolf_1.jpgOtro de sus hijos también tendría un fatal desenlace: Rodolfo murió en un confuso episodio. Algunas versiones señalan que se suicidó con su amante concretando un pacto de amor, mientras que otras aseguran que se trató de un atentado contra su vida y que el suicidio fue sólo una puesta en escena. Lo cierto es que la familia real nunca pudo recuperarse de la tragedia de haber perdido a su único heredero varón.

Estetica personal

Abundan los documentos que describen a la emperatriz como una mujer demasiado vanidosa. Cuidaba su figura a tal punto que su dieta estaba compuesta sólo por pescado hervido, pocas frutas y jugos a base de carne. Su rutina de gimnasia era tan exigente, que llegaba a caminar hasta 8 horas diarias, y tenía aparatos para entrenarse en su propio dormitorio.

Sissi2 (2)
La equitación era uno de sus deportes preferidos.

Con una estatura de 1.72 metros, Sissi llegó a pesar 50 kilos y su cintura tenía 47 centímetros. La mala alimentación comenzó a pasarle factura con los años, su cutis y dentadura estaban tan deteriorados que comenzó a usar velo y un abanico para taparse el cuello. A los 35 años dejó de ser retratada por pedido propio.

Erzsebet
Sissi con su traje de coronación.

Hoy en día se reconoce su trastorno alimentario asociado a la bulimia y anorexia, pero en aquel entonces, eran prácticas muy común para la realeza cuando la delgadez era un símbolo de belleza.

Asesinato

Sissi encontró la muerte a raíz de un atentado contra su vida en 1989, en Ginebra, Suiza. Paseaba por las orillas del lago Lemán, cuando fue apuñalada por un anarquista italiano, quien en realidad había planificado otro asesinato, pero cuando se enteró que la emperatriz se encontraba en la ciudad, decidió elegirla como de víctima.

Retrato del momento del asesinato.

El asesino se tropezó con Sissi y le clavó un fino estilete en su corazón. La emperatriz no fue conciente de lo sucedido y creyó que sólo había sido una torpeza por parte del italiano. Pero horas más tarde, comenzó a sentirse mal y se desvaneció. Sus damas de compañía le retiraron el abrigo y allí, justo en su corazón, encontraron la letal herida.

El asesino de Sissi fue condenado a cadena perpetua.

Su cuerpo recibió los cortejos fúnebres propios de su categoría y su cuerpo fue enterrado en la cripta imperial de la Iglesia de los Capuchinos, en lugar de la isla de Corfu, lugar expresado en su testamento.

A pesar de ser hermosa, amada por su esposo y ser una de las mujeres más poderosas del mundo por ese entonces, Sissi nunca encontró la felicidad durante su vida adulta. Para vivir un cuento de hadas tuvo que renunciar a ser libre y someterse a las estrictas normas del poder real.

La actriz alemana Romy Schneider personificó a Sissi en la saga de películas más famosa sobre la vida de la emperatriz austrohúngara .

Anuncios