Conocida por su variedad de cervezas y chocolates, la capital de Bélgica es mucho más que un destino para el deleite gastronómico. Una ciudad con rastros de un pasado medieval que ofrece un ambiente vibrante y moderno.

Primavera en Bruselas

Actualmente es la capital política de la Unión Europea y sede de la OTAN. Además, fue seleccionada como centro de exposiciones universales en tres oportunidades distintas.

Gland Place

Considerada como una de las plazas más bellas de Europa, fue escenario de acontecimientos sangrientos y, asimismo, lugar de festejo y unión del pueblo. Entre su riqueza arquitectónica, se destacan construcciones de estilos neogótico, renacentista y flamencos. Algunos de sus edificios más emblemáticos son el ayuntamiento, la casa del rey y el hotel de Ville.

El novelista francés Victor Hugo se hospedó en una de las casas que rodea la Gland Place durante su exilio.

Manneken Pin

Manneken Pis

Esta pequeña estatua de 61 centímetros de bronce representa simplemente a un niño desnudo orinando en una fuente. Es una de las imágenes más elegidas en las tiendes de souvernirs. Por su valor simbólico, en varias ocasiones intentaron robarla, y de hecho, la escultura original fue sustraída y reemplazada por la actual.

Distintas leyendas circulan sobre Manneken Pis. Según cuenta una de las historias, un niño salvo la ciudad de un incendio cuando orinó sobre la llama de la mecha de unos explosivos. Mientras que otra asegura que el pequeño fue convertido en estatua por una bruja, quien era la dueña del jardín que estaba utilizando por baño.

Palacio y parque del cincuentenario

El palacio fue construido en 1880 para conmemorar el 50° aniversario de la independencia belga. En su parque, se eriza un gran arco del triunfo, muy similar a la Puerta de Brandeburgo en Berlín

 Con delicados arreglos florales y su brillante césped, el Parque del Cincuentenario  nos invita a recorrerlo y disfrutar de su naturaleza.

Edificios religiosos

El 75% de la población belga profesa la religión católica. En Bruselas, dos de los templos más importantes son la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula; y Notre Dame du Sablon. La construcción de la primera se inició a principios del s. XIII y, por ese entonces, fue víctima de saqueos franceses y destrucciones por parte de los iconoclastas.

Por su parte, la iglesia Notre Dame du Soblon fue construida en el siglo XV a partir de una parcela cedida por uno de los duques más influyentes de aquella época. Con un claro estilo neogótico brabantino, se destaca tanto por su roseta como por sus luminosos vitrales.

El Atomium

Fue construido con el mismo propósito que la Torre Eiffel, impactar al mundo con una estructura arquitectónica innovadora. La obra fue presentada durante la Exposición Universal de Bruselas en 1958 y simboliza un átomo ampliados 165 millones de veces.

 

Estas son sólo algunas de las atracciones que encontraremos en Bruselas. La ciudad también ofrece una amplia oferta cultural como los museos de Bellas Arte y el dedicado a René Magritte, oriundo de este país y uno de los pintores surrealistas más conocidos de todos los tiempos.

KODAK Digital Still Camera
Palacio Real de Bruselas, en el corazón de la ciudad

A su vez, los fanáticos del automovilismo, podrán visitar el “Autoworld”, que posee más de 300 representaciones de la historia automotriz. Por su parte, el Museo de Historia Militar, considerado uno de los más completos por su colección de armaduras, armamento y aeronáutica, tiene entrada libre y gratuita.

KODAK Digital Still Camera
Exposición de aviones y hélicopteros en el Museo de Historia Militar

No vale olvidar que a la hora de la distensión, podremos encontrar las famosas galería Saint Hubert que albergan las marcas más lujosas de Europa y también decenas de bares, donde afirmar que la cerveza de este país es la mejor del mundo.

Anuncios