Fue construido en las afueras de París para ofrecerle a la monarquía reinante la tranquilidad que la bulliciosa ciudad no suele permitir, sus tres palacios y jardines ocupan una extensión de 800 hectáreas a sólo 30 minutos de la capital francesa.

versa
Habitación principal decorada con lujosos detalles.

Durante el reinado de Luis XVI, marido de María Antonieta, la familia se instaló en Versalles durante largas temporadas, sumergida en un estilo de vida más “campestre”, difícil de encontrar en la residencia de las Tullerías, ubicada donde hoy funciona el museo Luvre.

versalle-8Además del palacio principal, fueron también edificados el Gran y el Pequeño Trianón, otras dos construcciones menores pero no menos lujosas. El complejo monárquico también contaba con teatro, zoológico e invernadero para el entretenimiento de la alta alcurnia.

“Con su construcción, Luis XIV buscaba tener bajo su techo a todos los cortesanos para evitar traiciones hacia su persona y no solamente crear un opulento castillo”

versalle-3
Una de las tantas fuentes que encontramos en sus jardines.
versalle-4
Galería de los Espejos.

Uno de los espacios que más se destacan es “la galería de los espejos”. Más allá de su fastuosa decoración, este salón fue testigo de algunos de los acontecimientos más importantes como el casamiento de María Antonieta con Luis XIV, la proclamación del imperio alemán y la firma del tratado de Versalle que dio fin a la Primera Guerra Mundial.

Muchos turista aseguran que la magestuosidad del palacion de Versalles jamás podrá superar la belleza de sus jardines. Además del exquisito diseño, encontramos elegantes fuentes de agua rodeadas por estatuas de mármol y canteros con delicadas flores.

life-starts-all-over-again-when-it-gets-crisp-in-the-fall

Anuncios