¿Por qué las Ruinas de Pompeya son más populares que otros yacimientos? Porque una antigua ciudad romana fue rápidamente cubierta por lava volcánica luego de la explosión del volcán Vesubio. Esto permitió que se conservara en forma intacta tanto la arquitectura como la actividad que estaban realizando sus ciudadanos. El resultado final, una metrópolis detenida en el tiempo.

img_0197-3
Paredes divisorias de las casas de la antigua Pompeya. La ciudad completa estuvo enterrada por el magma volcánico durante 17 siglos.

La erupción

En agosto del año 79 AC, el volcán Vesubio estalló con una violencia tan feroz como inminente y dejó sepultados bajo la ardiente lava a una ciudad completa con sus 25 mil habitantes en menos de 24 horas.

Los pompeyanos temían a los dioses, a quienes consideraban justos y vengadores, por ese motivo las estatuas abundaban y tenían grandes dimensiones.

Cuando comenzaron los primeros indicios de la erupción, algunos pompeyanos huyeron hacia la costa, los más confiados decidieron permanecer en sus casa. Cabe recordar ,que por aquel entonces los movimientos sísmicos formaban parte del clima de época, incluso una década atrás, un terremoto había destruido media ciudad.

Durante mucho tiempo se creyó que los pompeyanos murieron de forma lenta y agonizante, a causa de asfixia, pero actualmente se descubrió que el fallecimiento fue inmediato por los efectos de las altas temperaturas de la lava volcánica.

img_0163-2
Restos Humanos. Una de las víctimas de la erupción es exhibida en la misma posición encontrada.

National Geografhic ofrece una detallada información sobre el fallecimiento de los habitantes atrapados bajo la lava volcánica.

Vivir en Pompeya

Al ser petrificada por la lava, estas ruinas nos ofrece un escenario fidedigno de cómo era la organización social en la antigua Roma. Era una ciudad como cualquiera, había comercios, teatros, termas, tabernas y hasta burdeles. Funcionaba una cantina que era concurrida por personas que no tenían una cocina para calentar alimentos en sus casas, ya que este aparato estaba solo destinado a las clases acomodadas.

img_0165-2
Fresco. Colores originales de una pintura que adornaba una de las casas más acaudalada.

Pero por ser antigua, Pompeya no era una ciudad austera. Ya en esa época había tiendas que vendían productos importados, como telas orientales y perfumes exóticos destinados a las clases altas. La ciudad también contaba con “termas públicas” que tenían una organización muy similar a la que se mantiene hoy en día.

La advertencia “cuidado con el perro” no es tan moderna como se suele suponer, una de las casa aconsejaba mantener distancia con un fresco. Asimismo, los prestamistas ya existían y tenían trabajo en esta metrópolis.

Los gladiadores eran las estrellas de fútbol de ese momento y sus espectáculos se desarrollaban en el anfiteatro que podía contener hasta 20,000 espectadores, quienes no sólo eran oriundos de Pompeya sino que también provenían de otras ciudades.

img_0209-2
Fachada del Anfiteatro. Lugar de encuentro entre los gladiadores y su febril público. 

La publicación “Muy Historia” detalla el ritmo cotidiano de la vida en Pompeya a través de las vivencias de uno de sus habitantes. La cotidianidad en la Antigua Roma

El descubrimiento

Pompeya fue descubierta casi por casualidad en el siglo XVIII, cuando por el entonces Rey de Napóles ordenó excavaciones en la zona de Herculano, dado que un granjero había encontrado objetos antiguos luego de remover unas tierras para la siembra.

Si bien en un principio la labor de los primeros excavadores fue duramente criticada, debe tenerse en cuenta que en 1740, cuando empezaron los trabajos, la arqueología era una disciplina poco desarrollada y comienza a ser consideraba una ciencia luego de estos hallazgos.

IMG_0220 (2).JPG
Imponente. La combinación entre las inmensas estatuas y las ruinas crea una atmósfera que nos transporta a tiempos remotos. 

La frecuencia de las excavaciones siguieron los vaivenes de la política de época. Muchas veces, los gobernantes estuvieron más interesados en rescatar las estatuas y frescos por su valor económico que objetos que puedan enseñar la organización social e historia de la antigua roma. Es recién en 1863, cuando Nápoles se incorpora al territorio unificado de Italia, que hay una avance significativo en el desentierro de la ciudad.

img_0200-2
Gradas en el teatro “piccolo”. El espacio del pueblo siempre presente en la arquitectura. 

Las ruinas como atracción turística

La antigua ciudad romana de Pompeya comenzó a atraer a los curiosos turistas desde los primeros hallazgos. Para muchos era una oportunidad única, no solo para contemplar la forma de vida de aquel entonces, sino también para ver, por ejemplo, exóticos santuarios egipcios en una época en la que los viajes comerciales no estaban desarrollados.

Las ruinas cubren un predio de 45 hectáreas con lo cual es fundamental planificar la visita con tiempo y conocer de antemano la ubicación de los espacios más significativos. La entrada incluye material informativo muy útil para recorrer el lugar.

img_0183-2
Restos arqueológicos de Pompeya

 

Anuncios