Es una de las ciudades más turísticas. Escenario de decenas de películas y miles de fotografías. Su historia marcó el rumbo de la humanidad en diferentes épocas. Fue la cuna de las grandes revoluciones sociales y lugar de nacimiento de personalidades que transformaron el mundo.

dscn4603
París desde el campanario de Notre Dame

Torre Eiffel

Es un símbolo indiscutible de París pero hay quines sostienen, incluso hoy en día, que su estructura de hierro desentona con el estilo arquitectónico de la ciudad. Fue construida para la Exposición Universal de 1889, bajo las ordenes del ingeniero Alexandre Gustave Eiffel, cuando se cumplía el centenario de la Toma de la Bastilla.

En un principio no fue bien acogida por los parisinos que la consideraban “monstruosa”. Ante las quejas, las autoridades decidieron que lo mejor serían desmantelarla para el año 1900. Pero su utilidad para transmitir telecomunicaciones le garantizó su supervivencia a pesar de las críticas estilísticas.

la-torre-eiffel-y-el-sol-2345

Durante 41 años fue la torre más alta de Europa Occidental, con sus iniciales 300 metros de altura que luego se convirtieron en 324 cuando se le agregó una antena en su punta. Anualmente recibe 6 millones de turistas, quienes pacientemente esperaran una fila interminable para subir a su cúspide si no compraron su ticket por internet.

Aunque todas las personas que subieron sostienen que desde ella la perspectiva de París es majestuosa, una vez un guía de turismo me dijo que la vista de la torre “jamás podrá ser más bella de la ciudad, porque faltará la silueta de ella misma en el paisaje”.

Notre Dame

La Catedral “Nuestra Señora” es una de las iglesia Católica de estilo gótico más antiguas. Comenzó a ser construida en 1163 y está dedicada a la virgen María. Fue escenario de importantes acontecimientos: la coronación de Napoleón Bonaparte, la beatificación de Juana de Arco y el lugar que eligió el escritor Victor Hugo para darle vida al jorobado Cuasimodo y de su amor haciavla gitana Esmeralda.

 

img_5946-2
Entrada principal de Notre Dame

 

Su campanario ofrece una de las mejores vista del río Siena y los puentes que lo atraviesan. En las dos torres descansan sus famosas Gárgolas, estatuas medievales que tienen forma de animales, dragones, serpientes y demonios. En la antigüedad se creía que ahuyentaban los malos espíritus pero en la actualidad funcionan como desagüe de lluvia y además son uno de los atractivos turísticos de la Catedral.

 

dscn4602
Las legendarias gárgolas

 

Museo del Louvre

Considerado uno de los museos más importantes del mundo, fue inaugurado en 1793. Es tan inmenso que se necesitaría 48 horas para recorrer todas sus salas. Alberga 35 mil obras de arte pertenecientes al arte occidental medieval hasta civilizaciones antiguas orientales, egipcias, griegas, romanas y del Islam. Entre las más reconocidas se encuentran la pintura de La Gioconda, de Leonardo Da Vinci y la escultura de Venus de Milo.

 

img_7416
160.000 metros cuadrados ocupa el edificio del Louvre

 

El Louvre sentó el precedente de museo como espacio abierto al público donde todos los ciudadanos podían disfrutar del arte, que hasta ese momento había estado destinado sólo a la monarquía y clases pudientes.

Sus características pirámides de vidrio y aluminio en el patio de entrada fueron instaladas en 1989. En un principio despertaron algunas controversias entre los parisinos porque las consideraban una estructura demasiado moderna que desentonaba con el estilo clásico de la arquitectura aledaña. Hoy son un símbolo indiscutible del museo.

 

1514973_10202311870651751_339347520_n
Pirámides del Louvre

 

Arco del Triunfo y Champ Elysee

El Arco del Triunfo fue construido por órdenes de Napoleón para conmemorar una de sus victorias militares. Para acceder a esta imponente estructura de 50 metros de altura y una longitud de 45, es necesario utilizar alguno de los pasos subterráneos, el tráfico que rodea la rotonda hace imposible acceder a este monumento a través de la calle.

Bajo el arco se encuentra la “Tumba al soldado desconocido”, un monumento con un llama que se mantiene siempre encendida que recuerda a todos los franceses fallecidos durante la primera guerra mundial. A su vez, en sus columnas están grabadas las batallas ganadas por Bonaparte y los generales franceses que más se destacaron en el campo de batalla.

dscn4842
Arco del triunfo

Este símbolo parisino se encuentra en uno de los extremos de la avenida más conocida de la ciudad, Champ Elysee. Con una longitud de casi dos mil metros, su parte baja está bordeada de frondosos árboles y edificios históricos mientras que su parte alta se encuentran tiendas de lujos, restaurantes y cines. Es obligatorio el paseo por esta arteria durante nuestra visita a París.

Montmartre

Ubicado en una colina, es uno de los barrios más pintorescos de París, con sus diminutas calles empinadas y sus artistas vendiendo pinturas en la pequeña plaza principal . Su atmósfera bohemia y terrazas donde funcionan bares y restaurantes, inevitablemente nos traslada a compararla con el barrio porteño de San Telmo.

Aquí se encuentra el legendario cabaret Moulin Rouge, donde dicen que se realizó el primer espectáculo de striptease en 1890. Hoy en día es visitado por miles de turistas ansiosos por obtener su postal con el mítico molino rojo de su fachada.

 

moulin
El famoso cabaret Moulin Rouge

 

Paradójicamente, en la cima de la colina se encuentra la Basílica Sagrado Corazón. Este templo religioso comenzó a construirse en 1875 y fue finalizado en 1914. En sus escaleras siempre hay cientos de turistas que disfrutan la vista parisina que ofrece este edificio que homenajea la memoria de los ciudadanos franceses que murieron durante la guerra Franco -Prusiana.

Mi opinión sobre París

Siempre soñé con conocer París y pensé que me iba a enamorar de esta ciudad a primera vista. Sin embargo, mi primer sentimiento fue un poco de decepción. Quizás porque llegué a su estación de trenes, bastante bulliciosa y repleta de taxistas que se abalanzan para que acepte sus servicios entre recomendaciones de cuidado con los hábiles “pickpockets”.

Las primeras cuadras que rodean la estación de trenes distan mucho del glamour que estamos acostumbrados a adjudicarle a esta ciudad, donde abundan las tiendas de impersonales vestidos de novias y vendedores ambulantes de accesorios para celulares. Pero cuando superé mi idealización, pude descubrir la verdadera ciudad.

Tenía una preconcepción de París diferente a la que encontré. La imaginaba pequeña, solitaria, en penumbras con pequeñas calles hechas de adoquines… Tal vez nuestro espíritu romántico necesite una idealización de esta ciudad que es evocada en tantos libros y películas.

Pero una vez que hayamos roto la burbuja de nuestra París imaginada podremos descubrir el encanto propio de esta inmensa ciudad.

Anuncios