Lisboa

Calles empedradas con pronunciadas subidas y bajadas, castillos imperiales, imponente arquitectura, cocina mediterránea y cielo soleado. Lisboa no tiene museos populares pero tiene un opulento pasado monárquico. Sufrió la ferocidad de la naturaleza cuando el terremoto de 1755 se llevó entre 60 y 100 mil vidas.

 

Parque Eduardo VII: Con 25 hectáreas y repleto de plantas exóticas, este espacio público ubicado en el centro de la ciudad fue bautizado con el nombre de Eduardo VII en honor al monarca de Reino Unido cuando visitó la ciudad en 1902.

Edificios antiguos en el centro de la ciudad.

Los portugueses buscaron evitar las consecuencias de su suelo sísmico construyendo iglesias, para que Dios no la castigue más. Al igual que España, se lanzó a “conquistar” los mares.

El convento Do Carmo fue destruido casi por completo por el violeto terremoto de 1755, una de las peores tragedias naturales que sufrió el país y que causó la muerte de más de 60 mil personas.

Las ruinas del Convento do Carmo.

Por su ambición expansionista logró un imperio donde nunca terminaba el día pero hoy sus calles albergan indigentes por las noches. Cuna de escritores mundialmente reconocidos como Fernando Pessoa y José Saramago.


Portugal es también reconocida mundialmente por su vino dulce “Oporto”, pero también es característico del país el ginjinha un licor dulce a base de la cereza morello. Esta bebida alcohólica puede disfrutarse en muchos bares y también en pequeños puestos al paso.

 

Luego del sismo de 1755, el marquez de Pompal encargó la construcción de la Plaza del Comercio, actualmente uno de los puntos centrales de la ciudad. Se caracteríza por una gran arco que simula una puerta de entrada, monumetos de próceres portugueses y que bordea el óceano.

KODAK Digital Still Camera
Plaza del Comercio, Lisboa.

Lo nuevo y lo viejo conviven en Lisboa. La ciudad se encuentra dividida en cinco barrios, cada uno con una identidad propia: La Baixa, El Chiado, El Barrio Alto, La Alfama y Belén.

El Barrio Belén es uno de los más representativos de la historia portuguesa, ya que desde allí partieron las reconocidas expediciones hacia nuevos encuentros continentales.

Belén se caracteriza por ser el barrio junto al mar

Uno de los deslumbrantes paisajes desde la costa portuguesa.

El castillo de San Jorge es uno de los símbolos de Lisboa. Construido en el siglo V, la imponente estructura se encuentra en la colina que lleva su mismo nombre.

El castillo es tan imponente que se puede ver desde la ciudad.

Sintra

Esta villa portuguesa muy cercana a Lisboa posee un ambiente mágico, con imponentes castillos y jardines floreados. Durante el siglo XV fue el centro vacacional de la monarquía y sus nobles. A medida que vamos ascendiendo la colina, encontraremos imponentes arquitecturas monárquicas: Quinta da Regaleria, Palacio Nacional de Sintra, Palacio da Pena, Castelo dos Mouros, Palacio de Monserrate y Convento dos Capuchos.

Quinta Da Regaleira

El Castelo dos Mouros (Castillo de los Moros).
Palacio Da Pena

 

KODAK Digital Still Camera
Tranvías. La mejor forma de recorrer las pronunciadas subidas de la ciudad de Lisboa.
Anuncios